DIARIOS DE CINE: LAS CARTAS DE KUROSAWA Y KUBRICK A INGMAR BERGMAN

 

a11

Maestro   entre   los   maestros, Bergman es un pilar fundamental de la historia del cine y una fuente inagotable de inspiración a todos los niveles de las diversas manifestaciones artísticas y culturales del hombre. Desde la literatura, al teatro pasando por la filosofía, la antropología y más.

La figura y la obra del director de cine Ingmar Bergman han jugado un papel fundamental en el mundo del pensamiento, la cultura y las artes del siglo XX y también de este siglo. Pocos autores han sido capaces de ejercer un poder de fascinación tan grande ante la sociedad intelectual. Es uno de los pilares de la cinematografía mundial. De carrera larga en el tiempo, de genio absolutamente irrepetible y de estilo único e inimitable, Bergman es el director que mejor ha sabido plasmar en la gran pantalla las angustias del ser humano, la sinrazón de la vida y la necesaria y última verdad de la existencia: la muerte.

El director sueco Ingmar Bergman (1918-2007) dejó un legado de más de 40 largometrajes y otros tantos trabajos para televisión, muchos de los cuales han sido considerados en la mayoría de los listados y rankings de las películas más destacadas de la historia del cine.

Para suerte de muchos a los que nos gusta el cine, aunque lamentablemente Bergman murió en el 2007, además de ver su herencia en sus numerosas películas, también podemos ser partícipes de su legado observando la gran influencia que ha ejercido en otros directores de cine de talla mundial. Por citar  sólo algunos: Steven Spielberg, Martin Scorsese, Ang Lee, Woody Allen o Andrei Tarkovski han dado a conocer en diferentes entrevistas como la obra del cineasta sueco ha marcado sus carreras. Hubo incluso algunos cineastas que llegaron a admirar tanto la obra de Bergman que le escribieron cartas, como son los casos que a continuación vamos a exponer. Sin más les dejamos con las cartas de Kubrick y Kurosawa le dedicaron al maestro Bergman.

646b881fb08fb5488ce52bdde542f0fd10_675_489

La carta de Kubrick

Stanley Kubrick, quien a los 31 añitos, escribía una carta al hombre que el consideraba “el cineasta más grande con vida”, aquel que más adelante, acabaría teniendo una influencia clave en su magistral obra: Ingmar Bergman. De un genio a otro, Kubrick declara su amor a Bergman a través de una carta, la cual contenía el siguiente texto:

“Querido Sr. Bergman.

Sin duda usted ha recibido el suficiente reconocimiento y éxito alrededor del mundo para hacer esta nota totalmente innecesaria. Pero para lo que sea que valga, me gustaría añadir mi alabanza y gratitud como director y colega por la contribución brillante y sobrenatural que ha hecho al mundo con sus películas (nunca he estado en Suecia así es que nunca he tenido el placer de ver su trabajo en el teatro). Su visión de la vida me ha conmovido profundamente, mucho más profundamente de lo que jamás he sido conmovido por cualquier otra película. Creo que es el mejor cineasta trabajando en el momento. Más allá de esto, permítame decirle que nadie lo ha superado en la creación de estados de ánimo y atmósferas, en la sutileza de las actuaciones, la evitación de lo obvio, la veracidad y la integridad de la caracterización. A esto hay que añadir todo lo que entra en la realización de una película. Creo que ha sido bendecido con actores maravillosos. Max von Sydow, Ingrid Thulin viven ávidamente en mi memoria, hay muchos otros en su compañía de actuación cuyos nombres se me escapan. Le deseo a usted y a todos ellos la mejor de las suertes, y buscaré con entusiasmo cada una de sus películas.

Saludos cordiales, Stanley Kubrick.”.

Carta-Kubrick-Bergman-high

La carta se encuentra hoy en el Deutsche Kinemathek – Museum für Film und Fernsehen, un museo que contiene archivos del cine alemán y europeo con base en Berlín.

La carta de Kurosawa

Además de Kubrick, el cineasta sueco tuvo a otro admirador reconocido. Así como en su momento Ingmar Bergman eligió “Rashomon” (1950) como uno de sus filmes favoritos; el cineasta japonés Akira Kurosawa también sentía gran admiración hacia el trabajo del realizador sueco. Originalmente publicada en la revista de cine Chaplin en 1988, Kurosawa le envío una carta a Bergman para felicitarlo por su cumpleaños número 70. En la carta se leía lo siguiente:

“Estimado Sr. Bergman.

Por favor, permítame felicitarlo en su septuagésimo cumpleaños.

Su trabajo toca mi corazón profundamente cada vez que lo veo y he aprendido mucho de sus obras y han sido alentadores. Le deseo que permanezca en buen estado de salud para que pueda crear más películas maravillosas para nosotros.

En Japón, había un gran artista llamado Tessai Tomioka que vivió en la era Meiji (finales del siglo XIX). Este artista pintó varios cuadros excelentes mientras todavía era joven, y cuando llegó a la edad de 80 años, de repente comenzó a pintar cuadros que eran muy superiores a los anteriores, como si estuviera en su gran etapa de florecimiento. Cada vez que veo sus pinturas, me doy cuenta perfectamente que un ser humano no es capaz de crear obras extraordinarias hasta que llega a los 80.

Un ser humano nace como bebé, se convierte en un niño, pasa por la juventud, la flor de la vida y, finalmente, vuelve a ser un bebé antes que termine su vida. Esta es, en mi opinión, la forma ideal de la vida.

Yo creo que estaría de acuerdo en que un ser humano llega a ser capaz de producir obras puras, sin restricción alguna, en los días de su segunda infancia. Ahora tengo setenta y siete (77) años de edad y estoy convencido que mi verdadero trabajo apenas comienza.

Mantengámonos juntos por el bien de las películas.

Con los más cordiales saludos, Akira Kurosawa”.

cd3a303024f2af7b1799e51ea760f13730

Otros cineastas que han reconocido públicamente que son admiradores de la obra de Bergman, están Woody Allen, Andrei Tarkovksi, Martin Scorsese y Francis Ford Coppola. Por otro lado, Orson Welles llegó a declarar en una entrevista sobre el director sueco que “Yo no vivo en ese mundo del norte, muy protestante, de artistas como Bergman. La Suecia que me gusta visitar es muy divertida. Pero la Suecia de Bergman siempre me recuerda algo que dijo Henry James sobre la Noruega de Ibsen “Parece estar llena del hedor de la naftalina espiritual” ¡Cómo me va a gustar eso! No comparto ni los intereses de Bergman, ni sus obsesiones. Está más lejano a mí que los japoneses”.

f54cdf70d0ca9d2b661dc1a04161dc9837_675_489

Editor: Mario Alberto Flores Martínez & Jonás Axel

Fuente: EnFilme, Hoy Cinema, Tras la cámara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s