FILM LESSONS: LAS CLASES DE CINE DE ALEJANDRO JODOROWSKY

Hace varios años cuando todavía se llegaba a publicar en México la revista R&R, en su no. 68 dedicado a Café Tacuva se llegó a presentar de la mano de Olallo Rubio, un artículo dedicado al proceso de realización cinematográfica de Alejandro Jodorowsky. A continuación les presentamos ese artículo, el cual creemos vale la pena recuperar y leer para comprender más a fondo los diversos procesos que existen para hacer cine.

Alejandro-Jodorowsky-Endless-Poetry-Indiegogo.jpg

El director griego Costa-Gavras (realizador del clásico “Z”), declaró recientemente que “una película no podía ser un discurso político”, con todo respeto que le puedo al extraordinario cineasta Konstantinos Gavras, creo que al decir eso debe ser cuestionado ¿Por qué una película no puede ser un discurso político? Yo creo que el cine puede ser lo que sea ¿Para qué hablar de lo que “no puede ser”? El cine puede ser la representación metafórica de las ramas de un árbol creciendo, la introducción al cerebro de un caballo, un experimento audiovisual en el que un personaje descubre la escalera al cielo (que en realidad es un elevador que lo llevará al infierno), el parto de una tortuga, el retrato de la mente de un matemático que busca resolver una ecuación para encontrar el amor, un estudio antropológico, etcétera. Si los grandes como Eisenstein, Welles o Hitchcock hubieran desarrollado proyectos autoimponiéndose reglas dogmáticas, no hubieran descubierto lo que encontraron. En el cine todo se vale ¡todo! Ahora, si al película no funciona no se debe necesariamente al tema, muchos factores influyen para que una película no funcione, además ¿qué significa si funcionó o no?  Eso es muy relativo. Los creadores deben tener la libertad para romper estructuras, conceptos, clichés…si así lo desean. Alejandro Jodorowsky nos comparte una serie de lecciones que pueden ser muy útiles para que el estudiante de cine se desintoxique del fascismo académico.

Primera lección: Sentarse desde que amanece hasta que anochece frente a un árbol sintiendo la luz. Volver siete días seguidos y hacer lo mismo.

Segunda lección: Volver en la noche con una linterna e iluminar el árbol desde infinitos punto.

136660Tercera lección: Colocarse a un kilometro del árbol. Mirarlo fijamente y avanzar centímetro por centímetro hacia él hasta que después de algunas horas se tope la corteza con la nariz.

Observaciones sobre las primeras lecciones: Las dos primeras sirven para desarrollar el sentido de la luz. La tercera para desarrollar el sentido de la distancia.

Cuarta lección: Colocarse en un interior o paisaje y moverse pensando que el propio pecho fotografía, luego la cara fotografía, luego el sexo, luego las manos.

Quinta lección: Ponte en un lugar y siente que eres el centro de él. Luego siente que estás siempre en la superficie alrededor del lugar. Al final rompe la idea de centro y superficie. Estás ahí, todo está en ti y fuera de ti al mismo tiempo. Eres aparte del lugar. Existe el lugar. ¡Tú has desaparecido!

Sexta lección: Busca el color en lo que no tiene color. Toma una página blanca y ve sus colores. Toma página negra y ve sus colores. Ve los colores del vidrio transparente. Descubre el arco iris un pedazo de tierra, en un escupo, en una hoja seca. Expresa el color con materiales sin color. En verdad te pregunto, ¿sabes cuántos colores tiene la piel de tu cara?

Séptima lección: Siente las yemas de tus dedos como si fueran la punta de tu lengua. Apoya las yemas en los objetos del mundo pensando que son frágiles, que a la menor presión los puede quebrar. Pídeles permiso antes de tocarlos. Antes de apoyar los dedos en su superficie, siente cómo penetras en su atmósfera. Aprende a sentir y a acariciar con respeto. Cualquier acción que hagas en el mundo con tus manos o tu cuerpo puede ser una caricia.

jodo_escenaOctava lección: Piensa que os actores viven dentro de un cuerpo como centro de una caverna. Pídeles que no griten con su boca, sino dentro de su boca. Que no exprese con la cara, sino que sientan debajo de la cara. Cuando me desespero, desde adentro, doy puñetazos dentro de mi pecho que está inmóvil frente a la cámara. No me expreso con movimientos, sino con vibraciones. Vivo debajo de la superficie. La superficie del río no se mueve, pero tú sabes que lleva corrientes profundas.

Novena lección: No importan los movimientos de la cámara. Ella debe moverse sólo cuando no se puede quedar quieta. Tú llevas el alimento en la mano. La cámara es un perro. Hazla que con hambre siga al alimento. El hambre hace que al animal se borre. No hay perro, ha hambre, no ha cámara. Hay acontecimientos. Nunca te puedes comer la manzana entera en el mismo instante. Tienes que dar mordiscos. Mientras comes tienes una parte. Debes saber que el trozo que mascas no es la manzana entera. Nunca puedes tener la manzana entera en la boca porque por muy grande que sea tu boca, no puede caber en ella el fruto que es parte del árbol ni el árbol que parte de la tierra. La pantalla es tu boca. Allí entran pedazos. Partes del accidente. No intentes trabajar con tomas absolutas. No creas que existe la toma mejor. A la manzana la puedes morder en cualquier sitio. Si la manzana es dulce, no importa por donde empieces a comerla. Preocúpate de la manzana, no de tu boca. ¡Cineasta! Antología de fragmentos, tú también un fragmento; tú película inconclusa eres parte, era continuación. No hay cierres. Mata la palabra fin. Empezarás una película el día en que te des cuenta que simplemente continúas. No busques prestigio. Desdeña los efectos. No adornes. No pienses lo que la imagen va a producir. No la busques. Recibe las imágenes. La caza está prohibida. La pesa permitida.

Décima lección: Nunca trabajes en el papel tus movimientos de cámara. Llega a los sitios pensando que no vas a mover la cámara, que no vas a iluminar, que no vas a inventar. Llega vació, sin la menor intención. Echa a andar el motor de la cámara y vive. No crees escenas, crea accidentes. Esos accidentes no los crees en dirección a la cámara. Tú no estás haciendo una película, estas metido en un accidente. Parte del accidente son tus movimientos de la cámara.

Décimo primera lección: Y de pronto el gran placer. Una toma pensada con la cámara opinando con luz artificial con “Actuaciones” (¡un verdadero postre!).

En verdad te digo, por este camino puedes llegar a hacer películas de Hollywood de los años 40, si quieres ser un gran cineasta de vanguardia, vuelve a filmar “Lo que el viento se llevo”, exactamente igual, con actores de cuerpos gemelos a los de Clark Gable y Vivien Leigh. Si logras que tú película no pueda distinguirse de la original, has pasado a la historia.

06

Texto por Olallo Rubio.

Fuente: R&R

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s