FILMOTECA: 12 PELÍCULAS PARA ENTRARLE A LA HISTORIA DEL CINE DE CIENCIA FICCIÓN

Del viaje a la luna de Méliès a la Ex Machina de Garland, el cine de ciencia ficción ha sido uno de los géneros cinematográficos más interesantes y experimentales del séptimo arte. Definir con precisión qué películas pertenecen al género de ciencia ficción es a menudo difícil, ya que no existe una definición universal aceptada del género o de su género subyacente de literatura.

De acuerdo con una definición dada por Vivian Sobchack: “El cine de ciencia ficción es un género cinematográfico que hace énfasis en la ciencia actual, extrapolable o especulativa y el método empírico, relacionándose con un contexto social que está menos enfatizado, pero aún presente, trascendentalismo de la magia y la religión, en un intento de reconciliar al hombre con los desconocido”.

collage-space-monsters-movies-2

La definición asume que existe un continuo entre el empirismo (mundo real) y el trascendentalismo (sobrenatural), en el que el cine de ciencia ficción está en la parte del empirismo y el cine de terror y de fantasía en el lado del trascendentalismo. Sin embargo, existen ejemplos conocidos de películas de ciencia ficción de terror, como Frankenstein y Alien. Y películas como Star Wars que unen elementos típicos del género de ciencia ficción, como naves espaciales y robots, con elementos místicos y mágicos como la Fuerza más apropiados del género de fantasía.

Razón por la cual, hablar de la historia del cine de ciencia ficción a veces puede llegar hacer algo bastante complejo, pero no imposible. En especial si retomamos algunas de sus características principales como naves espaciales futuristas, robots y otras tecnologías además de futuros apocalípticos y criaturas nacidas de la experimentación humana.  Tomando esto como de partida, a continuación les presentamos una lista la cual creemos permitirá a cualquier cinéfilo y espectador poder conocer y entrarle a la historia del cine de ciencia ficción.

sci_fi_movie_logos_by_bttf2-d8wggt5

12. Ex Machina (Dir. Alex Garland, 2015)

En general, los elementos de ciencia-ficción suelen servir en el cine como excusa para dar rienda suelta a espectáculos cargados de acción y efectos visuales, no obstante, de vez en cuando surge una película que realmente intenta exprimir las posibilidades del género y decir algo acerca del mundo que vivimos. ‘Ex Machina’, un thriller psicológico con prácticamente tres personajes y un escenario, que invita a reflexionar al espectador y le desafía a encajar todas las piezas para descubrir qué ocurre en pantalla; un puzzle cinematográfico. giphy-1Las bases de la película Ex Machina se establecieron en la década de los 80’s cuando Garland tenía 11 o 12 años, luego de hacer algo de codificación en BASIC en un computador que sus padres le compraron, lo que estimuló su gusto por la tecnología a temprana edad. Las ideas posteriores provinieron de años de discusiones con un amigo experto en neurociencia, quien le afirmó que las máquinas nunca podrían demostrar sensibilidad. Intentando encontrar una respuesta en sí mismo, empezó a leer libros que abordaban este tema. Durante la preproducción de “Dredd”, mientras leía un libro de Murray Shanahan acerca de la consciencia y personificación, Garland tuvo una «epifanía no religiosa». Escribió y reservó la idea para concretarla posteriormente. Shanahan, junto con Adam Rutherford, llegaron a ser asesores de la película, y el ISBN de su libro es referido como mensaje oculto en la película. Otras inspiraciones provinieron de películas como “2001: A Space Odyssey” y “Altered States”, y libros escritos por Ludwig Wittgenstein, Ray Kurzweil y otros. Queriendo total libertad creativa y sin necesidad de añadir secuencias de acción, realizó la película con un presupuesto lo más bajo posible. giphy-6La grabación se realizó en el verano de 2013 durante cuatro semanas en Pinewood Studios y por dos semanas en el hotel Juvet Landscape en Valldalen, Noruega. Todo fue filmado digitalmente en resolución 4K, y se usaron 15000 bombillas pequeñas que se instalaron en Pinewood Studios, para evitar las luces fluorescentes que a menudo se utilizan en películas de ciencia ficción. La película fue rodada en imagen real, sin efectos especiales, croma o marcadores de seguimiento durante el rodaje. Todos los efectos fueron incluidos en posproducción. Orquestando todo con una resolución que no puede dejar de aplaudirse, el modo en que Garland va construyendo la tensión de gradualmente es tanto o más brillante que sus precisos modos compositivos, y la conjunción de ambos factores con la delicadeza con la que edifica al trío de protagonistas termina por conformar un conjunto que aúna vocación de thriller, adhesión inequívoca a la ciencia-ficción “dura” y una determinación minimalista que hace grande a aquella aseveración de Mies Van der Rohe de que “menos es más”.

11. Primer (Dir. Shane Carruth, 2004)

Primer es conocida por su bajo presupuesto, su estructura experimental y su complejo diálogo. El crítico Mike D’Angelo escribió que “cualquiera que diga que entendió completamente Primer después de verla una sola vez es un savant o un mentiroso.” El filme cuenta la historia sobre un descubrimiento accidental del viaje a través del tiempo. El filme fue escrito, dirigido y producido por Shane Carruth, un matemático y ex ingeniero, y fue realizado con un presupuesto de $7.000. 507a7f053a6ccfec52a3692acd5db4a3El objetivo de Carruth era demostrar que los descubrimientos científicos suceden de manera normal y realista. Él declaró que muchos descubrimientos ocurren por accidente y en lugares menos glamorosos que el garaje de Aaron. Carruth también dijo que él pretendía que el tema central de la película fuera la destrucción de la relación de Abe y Aaron, y su incapacidad para poder aceptar moralmente el nuevo poder que descubrieron. Muchos críticos alabaron la originalidad del filme. Desde el punto de vista cinematográfico, la película consigue mesmerizar al espectador por sus elecciones narrativas y estéticas: la iluminación fluorescente, los colores planos y la sobreexposición confieren a toda la escenografía un inconfundible sabor a laboratorio, a lo que contribuye la indumentaria de los personajes, siempre ataviados con su uniforme corporativo de camisa blanca y corbata de saldo. En cuanto a la narración, Carruth omite deliberadamente todo guiño al espectador. Dennis Lim de The Village Voice escribió que Primer era “lo más fresco en el género [de ciencia ficción] desde 2001,” mientras que A. O. Scott de The New York Times dijo que Carruth tenía “la destreza, la astucia y la seriedad para convertir un ardid filosófico poco sólido en un rompecabezas moral denso e inquietante.” Los críticos también alabaron la habilidad de Carruth para realizar una buena producción con un presupuesto tan bajo. Roger Ebert declaró que “la película nunca parece barata porque cada toma luce como debería lucir.”

10. 12 Monkeys (Dir. Terry Gilliam, 1995)

Película de ciencia ficción inspirada en la película “La Jetée” (1962), de Chris Marker, luego de que Universal Studios adquiriera los derechos de autor para hacer una versión de mayor duración. Su trama describe la historia de un prisionero llamado James Cole (Bruce Willis) que, en un mundo postapocalíptico, se ofrece como voluntario para un experimento científico que tiene como finalidad viajar al pasado para saber qué provocó la situación en la que se vive en el futuro. giphy-2El productor Charles Roven eligió como director a Terry Gilliam porque consideró que su estilo era perfecto para la trama no lineal y los temas relacionados con los viajes en el tiempo en “Doce monos”. Gilliam había abandonado en ese entonces un proyecto de adaptación al cine de “Historia de dos ciudades” cuando firmó el contrato para dirigir la película. La película es también la segunda en la que Gilliam no escribió o colaboró en el guión. Aunque prefiere dirigir sus propios guiones, fue cautivado por el guión tan intrigante e inteligente. En palabras del director: “La historia es desconcertante. Habla del tiempo, la locura y la percepción de lo que el mundo es o deja de ser. Es un estudio de la locura y los sueños, de muerte y renacimiento, ambientado en un mundo que está destruyéndose”. En su parecido con el filme francés, “Doce monos” presenta elementos “hitchcockianos” y referencias a películas de este director, como “Vertigo” (1958). De hecho hacia el final de la película, Cole y Railly se ocultan en un cine donde se transmite una maratón de 24 horas de Hitchcock y miran una escena de esta película.

9. Blade Runner (Dir. Ridley Scott, 1982)

Basada parcialmente en la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, Blade Runner se ha convertido en un clásico de la ciencia ficción y precursora del género cyberpunk. En principio, el filme recibió críticas contradictorias de parte de la prensa especializada. Unos se mostraron confundidos y decepcionados de que no tuviese el ritmo narrativo que se esperaba de una película de acción, mientras otros apreciaban su complejidad temática. La película no obtuvo buenos resultados de taquilla en los cines norteamericanos, pero logró un gran éxito en el resto del mundo. giphy-3De hecho, se convirtió en la favorita de los cinéfilos y el mundo académico, y ganó rápidamente el título de película de culto. Fue tal su éxito como cinta de alquiler en los videoclubes —éxito debido parcialmente a que la película se enriquecía al verla más de una vez— que se la eligió como una de las primeras películas en ser estrenadas en formato DVD. Blade Runner ha sido ampliamente aclamada como un clásico moderno por la ambientación lograda con sus efectos especiales y por adelantarse en plantear temas y preocupaciones fundamentales para el siglo XXI. Se la ha elogiado como una de las películas más influyentes de todos los tiempos, debido a su ambientación detallada y original, que sirve como un hito visual postmoderno con su descripción realista de un futuro en decadencia. Blade Runner también permitió poner a Philip K. Dick en la mira de Hollywood y desde entonces muchas películas se han inspirado en su obra literaria. El oscuro estilo cyberpunk de la película y el diseño futurista han servido como patrón e inspiración para sucesivas obras cinematográficas y programas televisivos, entre los que podemos mencionar a Batman, RoboCop, Johnny Mnemonic, El quinto elemento, Dark Angel y Matrix. También ha tenido gran influencia en el anime, siendo ejemplo de ello Ghost in the Shell, Armitage III, Ergo Proxy, Cowboy Bebop, Akira y Bubblegum Crisis.

8. Star Wars: Episode IV-A New Hope (Dir. George Lucas, 1977)

Sin duda una película que no se queda fuera de cualquier recomendación de ciencia ficción. Star Wars ha influido en varios filmes y directores desde su lanzamiento. A ella se le atribuye el nacimiento de una nueva generación de cintas cargadas de efectos especiales, siendo también una de las primeras en combinar géneros cinematográficos tales como la opereta espacial y los seriales para inventar un nuevo concepto generalizado, el cual los cineastas podrían empezar a explorar. giphy-4Según George Lucas, Star Wars fue inspirada por diversas obras tales como Beowulf y el Ciclo artúrico —sobre las cuales sentó los orígenes del mito— así como por varias religiones (abrahámica, confucionismo, sintoísmo y taoísmo). Originalmente, quería partir de los seriales de Flash Gordon de los años 1930. Sin embargo, recurrió a la película “La fortaleza escondida” de Akira Kurosawa y al libro “El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell, ante los derechos protegidos de dicho cómic. Respecto a semejanzas con estas y otros elementos multimedia, la película muestra rasgos en común con Buck Rogers y Flash Gordon, mismos que pueden identificarse en el conflicto existente entre los rebeldes y las tropas imperiales, los efectos de transición en las escenas y el texto deslizable con el que inician Star Wars y su franquicia. Asimismo, uno de los conceptos introducidos en Flash Gordon —la fusión entre la tecnología futurista y la magia tradicional— había sido desarrollado por H. G. Wells, considerado como uno de los fundadores de la ciencia-ficción, quien creía que la revolución industrial había «destruido» la idea de que las fantasías mágicas podían hacerse realidad. Finalmente, junto a “Tiburón” de Steven Spielberg, hizo que la industria del cine apartara su atención de los procedimientos usados para las producciones en los años 1970 con el fin de que empezara a concentrarse en los blockbusters de gran presupuesto orientados a las audiencias más jóvenes. giphy-7En contraste, algunas críticas han culpado a Star Wars y Tiburón de haber arruinado a Hollywood al desviar la atención de los estudios en filmes clásicos como “El Padrino”, “Taxi Driver” y “Annie Hall” para empezar a concentrarse en «espectáculos juveniles de fantasía». De acuerdo a Peter Biskind, «cuando todo ya había sido dicho o creado, llegaron Lucas y Spielberg para hacer que las audiencias de la década de 1970, establecidas en una nueva época de películas europeas y sofisticadas, regresaran a las simplicidades de los filmes de la época dorada de Hollywood… Ambos ocasionaron que todo el sistema retrocediera». Aunque para Tom Shone, «Star Wars y Tiburón no traicionaron totalmente al cine contemporáneo: al contrario, lo conectaron de vuelta al sistema, regresándolo a sus raíces como una atracción festiva con un acto mágico y un enorme efecto especial, lo cual fue una especie de renacimiento». En 1989, la filmoteca National Film Registry de la Biblioteca de Estados Unidos añadió el título a la categoría «película cultural, estética o históricamente importante», mientras que el guion de Lucas fue elegido por el gremio Writers Guild of America como uno de los mejores jamás redactados.

7. 2001: A Space Oddysey (Dir. Stanley Kubrick, 1968)

Película de culto del género ciencia ficción que marcó un hito por su estilo de comunicación visual, sus revolucionarios efectos especiales, su realismo científico y sus proyecciones vanguardistas. giphy-5El guión fue escrito por el propio Kubrick y por el novelista Arthur C. Clarke, basándose en un cuento de este último titulado El centinela, escrito en 1948 y publicado originalmente en la revista 10 Historias de Fantasía, en 1951. Es una película de ciencia ficción transversal, que aborda temas como la evolución humana, la tecnología, la inteligencia artificial y la vida extraterrestre. 2001 está considerada como una de las películas de ciencia ficción más respetuosas con las leyes de la física jamás rodadas. Escenas como la del acoplamiento de la lanzadera con la estación espacial, la ausencia de sonido en el espacio y otros detalles cuidados, como el diseño de la nave Discovery, marcaron un hito en el género. De hecho en su momento, la película inspiró a miles de personas a seguir carreras científicas afines con la astronáutica, la astronomía y la tecnología de la informática (Inteligencia artificial). Sus efectos especiales y sus vanguardistas elementos tecnológicos fueron un modelo a seguir para las siguientes películas y novelas del género de la ciencia ficción. giphy-8Fue estrenada el 6 de abril de 1968 en el Cinerama Theatre Broadway de la ciudad de Nueva York. En un inicio recibió críticas polarizadas, destacándose sobre todo sus efectos visuales y su abstracción de la trama, lo que los críticos tomaron como uno de los puntos débiles de la película. Pero en la actualidad es una de las películas más aclamadas de la cinematografía estadounidense y mundial, sus avanzados efectos especiales lo hicieron acreedor de un premio Óscar en dicha categoría. En 1991 fue anexada en el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos debido a su «significancia cultural o histórica» en la vida estadounidense. Forma parte además del AFI’s 10 Top 10 en la categoría “Ciencia ficción”. Desde su estreno, inspiró a varias producciones posteriores del género de ciencia ficción, entre ellas: La amenaza de Andrómeda, Star Wars, Blade Runner, Alien, etc. Varios directores reconocidos como George Lucas o Ridley Scott han declarado al filme como el que cambió y definió el género anteriormente mencionado.

6. Godzilla (Dir. Ishiro Honda, 1954)

Godzilla no sólo es un personaje de ficción más popular del cine nipón, también es la máxima expresión de la inconsciencia humana en el bombardeo norteamericano de Hiroshima y Nagasaki, que provocó el horror nuclear que Japón sufrió a finales de La Segunda Guerra Mundial. giphyLa figura del popular saurio encarna este horror en una época de posguerra que veía como el país japonés comenzaba a reconstruir su economía y su infraestructura seriamente devastada como consecuencia de su participación en el mencionado conflicto, sobre todo en las grandes ciudades como Tokio, lugar en donde se desarrolla la mayor parte de la historia de esta película. Godzilla es igual producto de la bomba atómica (reproducción deforme de la radiación que aun consumía la tierra nipona) como de la creencia en deidades, dándole entidad a un ser glorificado para castigar el deterioro del mundo. Esta pugna entre lo religioso (en una sociedad con influencia sintoísta, religión que incluye la adoración a los “dioses de la naturaleza” o “kami”) y el dogmatismo encuentra en Gojira la fusión del folclore y lo celular, lo espiritual y lo palpable. Ese castigo divino a la arrogancia humana es a su vez la transformación del dolor radioactivo en carne y hueso, algo que a fin de cuentas, puede ser aniquilado. La película además de su extraordinaria efectividad a la hora de expresar el drama que viven los principales personajes, se beneficia de los rudimentarios medios disponibles de aquella época, con una puesta en escena soberbia, y una magnífica fotografía en blanco y negro de Masao Tamai. Ello, junto a los efectos especiales de Eiji Tsuburaya y la excelente partitura musical de Akira Ifukube, sirve para recrear con habilidad una opción estética y argumental de alevosía apocalíptica.

5. Dr. Cyclops (Dr. Ernest B. Schoedsack, 1940)

cyclops3Dr. Cyclops es una extraña entrada de los estudios de Hollywood en el terreno de la ciencia ficción durante la década del cuarenta. La época de oro de la sci fi son los años 50, a partir de éxitos como “The Thing”, “Destino: La Luna” y “El Dia que Paralizaron la Tierra”, que generarían una euforia del género. Pero en los años 40, la sci fi se encontraba emparentada con el cine de terror y tenía poca personalidad propia. De hecho filmes como Frankenstein (1931) no son sino obras de horror que utilizan una premisa de ciencia ficción para desencadenar todo su potencial espanto. La curiosidad de Dr. Cyclops es que trata sobre humanos miniaturizados, casi veinte años antes del clásico de Jack Arnold, “El Increíble Hombre Menguante” (1957). El otro dato de valor es que es un film producido por los padres intelectuales del enorme clásico “King Kong” (1933), Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsak. Aunque aquí no lleguen a la altura del simio gigante en cuanto a calidad y vuelo, no deja de ser una aventura fallida interesante. Cabe mencionar que este filme tiene la peculiaridad de ser considerado como la primera obra de ciencia ficción del cine a color.

4. Flash Gordon (Dir. Frederick Stephani, Ray Taylor, 1936)

flash_gordon_conquers_the_universe_1940_2Basado en el genial cómic de Alex Raymond, Flash Gordon no sólo fue el serial más caro realizado hasta entonces, sino también uno de los de mayor calidad, tanto en su reparto como en su realización. Esta última, por cierto, corrió a cargo de Frederick Stephani, el enérgico artesano que precisaba semejante proyecto. El argumento del serial arranca de la misma forma que el cómic, cuando el héroe Flash Gordon, ayudado por Dale Arden y el doctor Zarkov, se propone evitar que el planeta Mongo colisione con la Tierra y la destruya. Llegan en una nave a su objetivo, pero pronto caen en las garras de Ming, el desalmado emperador que pretende dominar el Universo. Como resulta evidente, la película sigue muy de cerca tanto el desarrollo argumental como la estética de la obra del dibujante americano. Las aventuras de Flash Gordon se inspiraban ligeramente en el argumento de dos novelas escritas por Philip Wylie en colaboración con el astrónomo Edwin Balmer, When Worlds Collide –llevada el cine en 1951 por Rudolph Mate– y After Worlds Collide (Curiosamente, un relato de Wylie, Gladiator, escrito en 1930, influyó decisivamente en los creadores de otro héroe clásico de la fantasía-ciencia: Superman). Este serial fue seleccionado en 1996 para su preservación en el United States National Film Registry de la Biblioteca del Congreso, por considerarlo un patrimonio cultural histórico y estéticamente significativo.

3. Metropolis (Dir. Fritz Lang, 1927)

Película muda alemana de 1927 realizado por la productora UFA. De ciencia ficción, la trama distópica urbana futurista filmada por Fritz Lang, es considerada una de las grandes películas del cine expresionista alemán y de la historia del cine mundial. 200En la representación del orden social, Metrópolis se apoya por un lado en el marxismo: hay dos clases sociales claramente diferenciadas y separadas, en las que una explota a la otra sin que haya posibilidades de medrar. La «alienación del trabajo» podría relacionarse con que haya algunas máquinas sin una utilidad reconocible. Por otro lado también se critica el ideal de revolución socialista. El personaje del robot María, representado claramente como malvada, lanza a los trabajadores a la lucha, y como resultado destrozan su medio y sustento, empeorando su situación en lugar de mejorarla. La colaboración entre clases sociales, en lugar de la lucha de clases, recuerda sin embargo al nacionalsocialismo y su ideología, pues era la estructura económica corporativista que defendía el programa del Partido Nacional-Socialista de los Trabajadores de Alemania (NSDAP); ideología con el cual Thea von Harbou simpatizaba, contrariamente a Fritz Lang. Metrópolis es uno de lοs pocos filmes considerados Memoria del Mundo por la Unesco (otros son los films documentales de los hermanos Lumière, Los olvidados, dirigida por Luis Buñuel de 1950 y El mago de Oz de Victor Fleming de 1939). Fue el primero en poseer esta categoría, amparado en la vívida encarnación de toda la sociedad, y la profundidad de su contenido humano y social.

2. 20,000 Leagues Under the Sea (Dir. Stuart Paton, 1916)

2087586_orig

Primera versión de la conocida novela de Julio Verne, que contó a lo largo de los años con nuevas adaptaciones, siendo la más conocida la de 1954. El director norteamericano Stuart Paton, consideró oportuno adaptar en la pantalla dos novelas del célebre escritor Julio Verne, para acercarnos a la gran obra del escritor francés. Y es que como se menciona, Veinte mil leguas de viaje submarino, es una mezcla de la célebre novela homónima de Verne con retazos de “La isla misteriosa”, creando una entretenida versión dual de ambas aventuras, pero con una factura técnica realmente asombrosa para una producción cinematográfica pionera como es ésta del año 1916. Cabe destacar en este aspecto la fotografía submarina realizada por los hermanos Williamson, toda una experiencia para el público de la época poco acostumbrado a ver las insondables profundidades del océano, pudiendo así por fin contemplar además del Nautilus, variopintos peces en su estado natural, esto es, nadando entre fondos de coral o las excursiones de los buzos exploradores bajo la supervisión del capitán Nemo. Como filme que adapta libremente las obras de Verne, Stuart Paton se toma ciertas licencias no incluidas originalmente en las obras del escritor galo, como puede ser por ejemplo la “veridica” historia de los orígenes y venganzas del capitán Nemo, dotando a la película de una continuidad y ritmo narrativo (a pesar de ser muda) que entretiene de manera efectiva al espectador.

1. Le Voyage dans la Lune (Dir. Georges Méliès, 1902)

viaje-a-la-luna-1200x520Película muy popular en la actualidad, y la crítica de cine la reconoce como la más importante de las creaciones cinematográficas de Georges Méliès. Además es, en cierto modo, el primer filme de ciencia ficción de la historia del cine, además de una de las primeras obras cinematográficas en usar efectos especiales, vestuarios, escenarios y adaptar textos literarios al cine (en este caso De la Tierra a la Luna, de Julio Verne, y Los primeros hombres en la Luna, de H. G. Wells). Fue la película más larga en aquel tiempo; tanto el presupuesto como duración de rodaje fueron inusualmente fastuosos, costando ₣10.000 para hacer y tomando tres meses para completar. Los camarógrafos fueron Théophile Michault y Lucien Tainguy, que trabajaron sobre una base diaria con Méliès como asalariados de la compañía de películas, Star. Además de su labor como camarógrafo, operadores de Méliès también hicieron trabajos para la compañía tales como desarrollo de la película y ayudando a establecer el escenario, y otro operador asalariado, François Lallement, apareció en la pantalla como el oficial de la Marina. Por el contrario, Méliès contrató a sus actores en una base de la película, dibujo de personas talentosas en el mundo teatral parisiense, con quien él tenía muchas conexiones. La imagen de la cara de la Luna recibiendo el impacto de un cohete espacial disparado por una bala de cañón es uno de los planos más conocidos de la historia del cine.

history-timeline-of-science-fiction-movies-1-638

Editor: Jonás Axel

Bibliografía: 35Milímetros, 1001 Películas que ver antes de morir, Julio Verne, Capricornio Net, The Cult, Aloha Criticon, Función agotada, The Secret History of Star Wars, Taringa, Xataka, Wikipedia, 100 Clásicos del cine, Blog de cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s