FILMOTECA: PELÍCULAS QUE MARCARON LA HISTORIA DEL CINE DE TERROR

Con distintos estilos y perspectivas, contando con millones de dólares o hechas independiente con lo más elemental, la siguiente lista incluye una serie de cintas que han perturbado y aterrorizado a las audiencias desde el nacimiento del cine hasta nuestros días. Hay distintas culturas y distintos tiempos, pero en todas estas películas hay un aura macabra y de oscuridad total. A continuación doce películas clave del cine de horror.

00

 

Le manoir du diable (Dir. Georges Méliès, 1896)

01Aunque no se trata de un largometraje formal como lo conocemos hoy en día (de hecho dura poco menos de cuatro minutos), esta película merece su lugar en la lista por ser considerada la primera de terror en toda la historia. Es un clásico frenesí Mélièsco en plano general con personajes que aparecen y desaparecen entre humaredas donde el mismísimo demonio, que además tiene cualidades vampirescas, se enfrenta a un par de caballeros que entran a su castillo. Para los estándares y audiencias actuales los efectos deben parecer irrisorios, pero en su tiempo fue algo así como una súper producción cargada de trucos visuales, con la diferencia de que esta vez la escenografía y el arte contienen un tono gótico y siniestro, con todo y el que debe ser el primer murciélago de hule movido con hilos en la historia del cine. Como muchos trabajos del genio francés, la película fue por años considerada como perdida, hasta que al fin una copia fue encontrada en el archivo fílmico de Nueva Zelanda en 1988.

Frankenstein (Dir. J. Searld Dawley, 1910)

1910-5

Sólo hasta que el cortometraje “Le manoir du diable”, de Georges Méliès, fue encontrado milagrosamente a finales del siglo XX, esta primera versión de Frankenstein fue hasta entonces considerada como la primera película de terror intencional, pero curiosamente esta obra sufrió la misma suerte, ya que hasta 1963, año en que fue encontrada una copia, se había considerado una más entre tantas de las obras perdidas en que intervino Thomas A. Edison, quien prestó su nombre como productor. Se trata de un cortometraje de veinte minutos, duración que para la época era toda una hazaña, con un plan de rodaje que se extendió por tres días. Es de destacar que la fidelidad con el libro de Mary Shelley no es mucha, pues esta versión está enfocada más a un tono místico que al científico, con referencias a la alquimia y al ocultismo, con un monstruo cocinado en una caldera y no en un laboratorio.

Der Golem (Dir.  Paul Wegener, Carl Boese, 1915, 1917, 1920)

03

A lo largo de cinco años Wegener concibió la idea y la desarrolló en tres distintas versiones que él mismo dirigió, siendo la última (1920) la definitiva, en gran parte porque es la única que no se perdió, además de ser considerada como una de las grandes joyas del Expresionismo Alemán, del que explota la temática del pánico social, con una fuerte carga de elementos místicos: un rabino judío anticipa la desgracia para su pueblo tras una adivinación, por lo que luego de que el Emperador ordena que sean expulsados, crea un monstruo que sea capaz de defenderlos de la amenaza invasora. Aparte de visualmente impactante, con un monstruo memorable y los clásicos escenarios retorcidos y sombríos, no han sido pocos los que han reparado en la simbología mística de la cinta, con referencias a la Cábala negra, el ocultismo y hasta la brujería.

Häxan (Dir. Benjamin Christensen, 1922)

04

Este filme es un impactante compendio visual sobre la historia de la brujería, coproducido entre Suecia y Dinamarca, inspirado por las lecturas que Christensen hizo de “Malleus maleficarum”, un libro escrito por teológos inquisidores, que aunque fue pensado como documental, contiene recreaciones y dramatizaciones en donde el mismo director incluso actuó como Satanás. Puede también considerarse como una de las primeras películas prohibidas de la historia, pues aunque en Europa tuvo éxito, y se trata de la película escandinava más cara de toda la historia, su exhibición no fue permitida en Estados Unidos, donde se le acusó de depravada y repugnante. Hoy en día estos calificativos pueden parecer exagerados, pero en aquel tiempo fue más que brutal. Dividida en episodios, hace un recorrido por símbolos y registros históricos de la brujería, pasando por rituales de hechicería e invocación demoníaca, y todo tipo de alegorías paganas y satanistas.

Dracula (Dir. Tod Browning, 1931)

05

De entre la amplísima gama de monstruos y criaturas de la época dorada del cine de terror gótico norteamericano, es justo decir que el vampiro inmortalizado por el actor de origen húngaro Béla Lugosi, es el rey absoluto. En un principio el papel sería para Lon Chaney, pero luego de que éste muriera de cáncer, se le dio la oportunidad de intervenir en esta primera versión sonora de “Dracula” de Bram Stoker, además de que ya protagonizaba la adaptación teatral. Gracias a esta película los estudios Universal se convirtieron no sólo en los pioneros y más destacados productores de cintas fantásticas y de terror, sino que además revivieron de una crisis económica gracias a la interpretación elegante y solemne de Lugosi, imitada hasta el cansancio en las múltiples versiones que se han hecho en todo el mundo. En el año 2004 el periódico New York Times la incluyó en su lista de las mejores películas de la historia.

Cat people (Dir. Jacques Tourneur, 1942)

06

De no ser por la producción de Val Lewton y la dirección de Tourneur, ésta pudo haber sido una cinta serie B más, pero no, por el contrario, el genio de ambos la convirtió en un éxito de taquilla que superó los poco más de cien mil dólares de su producción, hasta lograr cuatro millones de dólares, pero no es el único mérito, a “Cat people” debemos agradecer los aportes narrativos que se siguen repitiendo hoy día. Por un lado es pionera en la técnica conocida como “Lewton Bus”, que no es sino la culminación de una secuencia de tensión con un elemento casual que lo sustituye, y por otro lado, destaca el juego de sombras que Tourneur planeó para suplantar la carencia de grandes efectos, logrando una sensación de suspense con elementos que no entran a cuadro, lo que la convierte en una de las películas más atmosféricas de siempre en la historia de una mujer que cree estar poseída por una maldición que la convertiría en una felina asesina.

Invasion of the body snatchers (Dir. Don Siegel, 1956)

07

Con esta película el cine serie B llegó a su punto más alto. Don Siegel ofrece una pieza clásica de ciencia ficción de horror que se alimenta del Film Noir y del thriller más puro, en la que una espora extraterrestre llega a la Tierra para crear unos clones sin emociones con la intención de facilitar una invasión. Junto a clásicos más universales como “Kiss me deadly”, de Robert Aldrich, y “Touch of evil”, de Orson Welles, es considerada una de las películas cumbre del cine de pánico social de la posguerra. Aunque sus creadores negaron que esto fuera intencional, diversos críticos han encontrado en los clones el terror de la población norteamericana por el espionaje de la guerra fría, por lo que al mismo tiempo es vista como una precursora del cine de zombies. La revista Time la incluyó en su lista de las mejores 25 películas de terror de la historia.

Night of the living dead (Dir. George A. Romero, 1968)

03

Cuando Romero se graduó de la Universidad trabajó realizando comerciales, pero se aburrió pronto y con unos amigos fundó una compañía que le permitiera hacer una película por diversión, el resultado fue esta joya del cine Indie, inspirada en el libro “I am legend”, escrita por Richard Matheson, que revolucionó al mundo del Terror. La película se levantó con un presupuesto de poco más de cien mil dólares, y los “actores” fueron en su mayoría amigos del crew y vecinos del pueblo donde se rodó. Hasta antes de su estreno el concepto de zombie en las películas aludía a la tradición vudú, así que fue aquí donde se reconfiguró el estereotipo a tal y como lo conocemos hoy. Pero incluso más allá de su brutalidad, ofrece lecturas de índole social muy interesantes: que el protagonista fuera de raza negra fue altamente innovador y se tomó como una postura antirracista, sin dejar de lado que una vez más el aura de miedo es reflejada por la realidad urbana.

The Exorcist (Dir. William Friedkin, 1973)

09

Los años seguirán pasando, nuevos directores aparecerán en la industria, y esta película persistirá como la reina de las películas de horror, y más, trasciende a su género para ser una de las películas más logradas de siempre. Basada en la novela homónima (1971) de William Peter Blatty, debe ser dicho que supera su propia leyenda, las supuestos accidentes que la hicieron maldita son reales, y van desde incendios, sombras y objetos que caían en el set, hasta accidentes graves antes, durante y después de la producción. Los actores Jack MacGowran y Vasiliki Maliaros murieron mientras se realizaba la post producción. Otras muertes fueron las de el abuelo de Linda Blair y el hermano de Max Von Sydow justo en su primer día de rodaje. Sus magníficos efectos especiales y la brutalidad de sus imágenes han hecho que no envejezca y que provoque un shock a la par o mayor que el de producciones actuales.

Nightmare on Elm Street (Dir. Wes Craven, 1984)

elm-street

Para cuando Wes Craven lanzó este clásico, ya contaba con experiencia en cintas de horror exploitation, por lo que ya con un presupuesto mayor auguraba un triunfo total, y así fue. Para empezar, rescató a la compañía New Line Cinema logrando una recaudación de seis millones de dólares de una base de dos millones; y segundo, sacudió y reinventó el universo slasher que para entonces ya comenzaba a gastarse, con la implementación de un tono más sobrenatural con su personaje de Freddy Krueger, arquetipo del horror y la cultura popular en todo el mundo. La cinta fue tan exitosa y fresca que provocó una saga que hasta la fecha incluye siete secuelas en las que el actor Robert Englund ha interpretado a Freddy sin falta, un documental que narra el desarrollo de la saga a lo largo de tres décadas, un remake del año 2010, y un próximo reboot que comenzó a idearse a mediados de 2015.

The Blair witch project (Dir. Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999)

witch

Todas las películas de esta lista están incluidas por su evidente impacto visual, pero también hemos elegido en base a su frescura y originalidad en los estándares de su época, y esta cinta es un ejemplo sobresaliente. Los conceptos de falso documental y metraje encontrado tenían ya una larga tradición, pero no eran tan explotados como ahora que son tan comunes en el mainstream, por lo que la gente legítimamente creía que se trataba de material real. Para tal efecto la campaña publicitaria fue vital, en los carteles se aseguraba la veracidad, en Internet se divulgaron artículos sobre la desaparición de los jóvenes “cineastas”, en las exhibiciones en Festivales se pedía a los asistentes sensibilizarse en la desaparición y aportar datos, e incluso los mismos realizadores hicieron un falso documental más de 45 minutos que investigaba “seriamente” los hechos y que fue presentado en televisión. La cámara en mano y perspectivas en primera persona hicieron el resto.

Ju-On (Dir. Takashi Shimizum, 2003)

11

Si bien ya contaba con una larga tradición, fue hasta la década de los noventa y principio de los años dos mil que el J-Horror vivió un boom que tuvo alcances globales, logrando el mérito de influir e inspirar a la industria de Hollywood, que para entonces presumía del monopolio del horror. Tal vez Ju-On no es la primera de la corriente, pero puede asegurarse que es la más imitada en el Japón mismo y en el mundo angloparlante. Curiosamente, tampoco es la primera de su saga, pues hubo dos anteriores que se realizaron en formato de videohome. Los japoneses demostraron que el terror sobrenatural podía ser todavía explotado, y que para ello no hacía falta un presupuesto millonario, efectos especiales innecesarios, o escenificaciones ostentosas, sino que sólo bastaba una historia sólida, una ambientación naturalista y lo mínimo de recursos. Una puesta de cámara inteligente y trazos escénicos bien diseñados fueron suficiente para hacer brincar a las audiencias con Ju-On.

A Serbian Film (Dir. Srđan Spasojević, 2010)

12

A lo largo de la historia del cine de horror ha habido películas que han llegado a niveles de censura, pero lejos de perecer, han aprovechado ésto para atraer audiencia, comparando entre ellas el número de países en que han sido prohibidas, como en el caso de Holocausto Caníbal, que en sus carteles orgullosa anunciaba estar “censurada en más de 50 países!”. Pues bien, A Serbian Film es la cinta contemporánea de horror más prohibida y temida. Pero es imposible revelar una reseña total de una cinta que es toda una experiencia que debe verse para creerse. Hay quienes prefieren no verla porque el solo hecho de que alguien llegó a contarles brevemente les es suficiente. Si no la has visto es justo lo que imaginas, y un poco más, y aunque es una de las cintas más violentas y brutales de los últimos tiempos, tiene sus méritos narrativos y técnicos. Sólo para arrancar diré que cuenta las peripecias de un ex actor porno que debe regresar a la industria por necesidad económica, y que conocerá a un peculiar productor que promete regresarle la fama con un nuevo estilo de porno…

dark-horror-movie-monster-1920x1080

Editor: Jonás Axel

Texto: Mario Alberto Flores Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s