CINETIPS: 20 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA ESCRITURA DE UN GUIÓN CINEMATOGRÁFICO

“Lo más importante es tener un buen guión. Los cineastas no son alquimistas. No se pueden convertir los excrementos de gallina en chocolate. Escribir un guión no es esperar a que llegue la musa y te bese en la frente; es un trabajo muy duro. He hecho ambos trabajos, y sé que dirigir es un placer y escribir un guión es un rollo.” Estas son las sabias palabras del gran guionista y director, Billy Wilder, quien al igual que Akira Kurosawa, consideraba al guión la base máxima de la realización cinematográfica. Para ellos, sino había un buen guión no podía haber una gran película.

En la actualidad, esta máxima parecería haberse olvidado. Cada día y cada película que se estrena, tiene como su eje central el atractivo visual o artístico antes que un argumento, ejemplo de esto hay varios desde películas de grandes presupuestos como “Suicide Squad” hasta filmes de corte independiente como “Rubber”.

En nuestro interés por apoyar el desarrollo profesional de nuestros lectores interesados en la parte de realización cinematográfica  aquí  Film Fellas Club hemos realizado una recopilación de lo que creemos son los consejos y puntos más importantes que algunos blogs, libros y guionistas han dado para la escritura de guión cinematográfico. Esperamos y les guste además de ayudarlos en su camino por el quehacer cinematográfico.

adapt2

1. Lo primero que deberías saber sobre guiones: Estrújate la parte izquierda del cerebro…Básicamente, nuestra parte izquierda del cerebro es la parte lógica de nuestra mente. Todas las historias son artificiales, invenciones. Si quieres escribir, deberás sobrepasar la parte ilógica del proceso creativo. Y el miedo. Escribir guiones no es, después de todo, cirugía cerebral. Tú puedes hacerlo.

2. Comprende qué es un guión. El guión cumple la función de brindar un esbozo de todos los elementos (audio, visual, comportamiento y diálogo) que se necesitan para contar una historia en el cine o televisión. Un guión casi nunca es el trabajo de una sola persona. Por el contrario, pasa por revisiones y reescrituras, y últimamente llegará a los productores, directores y actores para que ellos den la última palabra. El cine y la televisión son medios visuales. Esto significa que necesitarás escribir tu guión de forma tal que sincronice las partes visuales y auditivas de la historia. Concéntrate en imágenes y sonidos.

3. Lee los guiones de algunas de tus películas favoritas. Busca guiones de películas en Internet y decide qué es lo que te gusta (o no te gusta) de ellos. Comprende cómo se presenta la acción, cómo fueron escritos los diálogos y cómo fueron compuestos los personajes. Además de esto, puedes buscar libros que hablen sobre escritura de guiones en librerías o internet. Muchos realizadores de cine han escrito libros para ayudarte a despegar. O también puedes tomar cursos de escritura creativa. Escribir guiones es tan difícil y demandante como cualquier otro tipo de escritura y te resultará todavía más difícil si nunca has ensayado.

4. Dale vida a tu idea. Asumiendo que ya tienes una idea sobre la que escribir, esboza todos los detalles de trama necesarios: las relaciones y rasgos de personalidad de los personajes que formarán parte de tu historia. ¿Qué elementos son los que mejor se integran a tu concepto? ¿Cómo interactúan tus personajes y por qué? ¿Cuál es la idea principal? ¿Hay lagunas en la historia? Escribe notas al margen de ese primer borrador para poder modificarlo luego.

list_640px

5. No seas demasiado brillante. El mayor problema con el que se encuentra mucha gente a la hora de escribir un guión es que intentan que una aparentemente monumental idea funcione en el papel… Así lo único que conseguirás es bloquearte. Nunca conseguirás plasmar en papel la percepción de la grandeza que hay en nuestras mentes. Simplemente empieza a escribir y a ver qué pasa… En cualquier caso tendrás que reescribirlo después.

6. Esboza tu historia. Comienza dejándote llevar por tu impulso. Concéntrate en el conflicto de la historia. El conflicto impulsa el drama. Ten en cuenta la extensión. Cuando se da formato a un guión, cada página representa aproximadamente un minuto de filmación. La extensión promedio de una película de dos horas es 120 páginas. Las películas dramáticas están más cerca de las dos horas, mientras que las comedias son más cortas, cerca de la hora y media de duración. También ten en cuenta que a menos que ya seas conocido, tengas contactos o cuentes con el dinero necesario, un guión largo no es factible de ser elegido para rodarlo. Si la historia que quieres contar no se puede condensar en menos de dos horas de película, tal vez sea mejor escribir una novela.

7. Sé capaz de describir tu historia en 25 palabras o menos. Es una herramienta muy importante para escritores, porque te enfoca hacia los elementos clave de tu historia. Otra razón por la que esta técnica es útil es porque, si en algún momento te encuentras con un productor, agente, director o gran estrella, y les tienes que soltar tu rollo, lo quieren en 25 palabras… o menos.

8. Conoce el final de la historia antes incluso de empezar a escribirla. Este es probablemente el consejo más valioso para el juego de la escritura de guiones. Las mejores películas son aquellas que avanzan, constante e inexorablemente, hacia una conclusión satisfactoria. No necesitas saber exactamente los detalles, pero tienes que saber cómo va a acabar tu historia. El final sumariza el contexto de toda la historia. Una vez que sabes dónde vas, apunta tu historia hacia esa estrella.

9. Tienes 10 páginas para impresionar a tu público. Preparar bien tu historia es crucial. Piensa en tu película favorita. ¿Qué pasa en los primeros 10 minutos? Se nos presenta el personaje principal, y descubrimos de qué va a ir la historia. Como dijo Samuel Goldwyn hace mucho, “La gente no va al cine a ver la cocina de otra gente”. Métenos en tu historia rápidamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

10. Escribe tu historia en tres actos. Los pilares de cualquier guión son tres. Cada acto es independiente de los otros, y al juntarse los tres dan a la historia el arco. Acto uno: Este es el acto que prepara la historia. Presenta a los personajes. Define el tono de la historia (comedia, acción, romántica, etc.). Presenta a los protagonistas y explora el conflicto que empujará la historia. Una vez que los protagonistas están de frente al objetivo, llega el comienzo del acto dos. En los dramas, el acto uno se escribe en unas 30 páginas. En las comedias, 24 páginas aproximadamente. El punto principal de la historia debes presentarlo en las primeras diez páginas de guión. Las primeras diez páginas son las que pueden hacer al productor querer seguir leyendo. Acto dos: Este acto es la parte principal de la historia. El protagonista encontrará obstáculos en el camino hacia la resolución del conflicto. Las subtramas se suelen presentar en este segundo acto. A lo largo de este segundo acto, el protagonista debe demostrar cambios. En los dramas, el acto dos se escribe en unas 60 páginas. En las comedias, unas 48 páginas. Acto tres: En el tercer acto, la historia llega a una resolución. El tercer acto contiene el giro de la historia, y termina con la confrontación del protagonista ante el objetivo. Ya que la historia ya ha sido presentada en el segundo acto, el tercer acto es mucho más rápido y condensado. En los dramas, el acto tres se escribe en unas 30 páginas. En las comedias, 24 páginas.

11. Conflicto, conflicto, conflicto. Una historia que no tiene conflicto no es una historia. Sube a tu heroe a un árbol, tírale rocas, tírale rocas mayores, tírale al suelo. La base de nuestro drama son las piedras que le tiramos. Tal como Jack Benny dijo una vez: “Si es siempre interesante, es siempre bueno”. El conflicto hace las cosas interesantes.

12. Comienza a escribir las escenas. Las escenas son los eventos de la película. Suceden en locaciones específicas y siempre permiten que la historia avance. Si una escena no consigue esto, entonces debe salir del guión. Las escenas que no se relacionan con la historia serán interpretadas como defectos y harán caer el ritmo de la historia.

13. Escribe cada escena en una tarjeta de 9 x 15. Son una de las maneras más efectivas de visualizar un guión antes de empezar a escribirlo. Funcionan de la misma manera que los storyboards para los directores, porque permiten desarrollar un flujo argumental. Escribe cada escena en una tarjeta separada.

oscar-winning_screenwriter_dustin_lance_black_0

14. Añade secuencias. Las secuencias son partes de la historia que operan independientemente del conflicto principal. Tienen un comienzo, una mitad y un fin. Una secuencia típica puede durar unas 10-15 páginas. La secuencia suele concentrarse en un personaje en particular. Las secuencias operan al margen de la historia principal, y generalmente afectan al desarrollo de la historia.

15. Comienza a escribir los diálogos. Una vez que tengas las escenas, tendrás personajes interactuando. Los diálogos pueden ser una de las cosas más difíciles de escribir bien. Cada personaje necesita una “voz” distintiva y creíble que lo represente. Diálogo realista no es necesariamente un buen diálogo. El diálogo debe estar apuntado a hacer avanzar la historia y desarrollar los personajes. No debes preocuparte por capturar la realidad con los diálogos, ya que en la realidad las conversaciones suelen ser tontas e insípidas. Lee los diálogos en voz alta. ¿Suenan vacilantes, estereotipados o exagerados? ¿Todos los personajes hablan de la misma forma?

16. El diálogo es como el oro, gástalo sabiamente. Un buen actor puede entrar en una habitación y resumir setenta líneas de diálogo con una mirada. La fórmula de una página de guion = un minuto sigue siendo válida.

17. Formatea correctamente tu guión. Si el guión no se presenta en la forma exacta y correcta, eso indica al lector que el escritor no sabe lo que está haciendo. No importa lo buena que sea la historia, el lector te tirará tu obra a la papelera.

screenplay

18. Quita todo lo innecesario. Ahora que tus ideas están sobre un papel busca aquello que pueda afectarla negativamente. ¿En algún momento se estanca la acción? ¿Hay detalles innecesarios o repetitivos? ¿Le das al público el mérito que se merece? Si explica de más o no mueve la historia hacia adelante, entonces quítala.

19. Muéstrale tu trabajo terminado a algunos amigos. Elige personas con diferentes gustos y realidades para enriquecer las devoluciones. Asegúrate de que te digan la verdad tan pura como sea posible. Quieres que sus críticas te ayuden a mejorar tu guión no mentiras o halagos.

20. Revisa tu trabajo tantas veces como sea necesario. Esto puede ser doloroso al comienzo, pero cuando hayas terminado estarás contento de haberte tomado el tiempo necesario para ajustar la historia.

ma-script-writing-2

y uno extra que es muy importante de tomar en cuenta el cual es….Gente con menos estudios que tú ha tenido más éxito en este negocio. Es importante saber, desde el primer momento, que escribir guiones no es como hacer cirugía cerebral. Arnold, Sylvester, Bruce o Macaulay no se pasan el día llamando a las puertas de sociedades de superdotados buscando guionistas. Tampoco se trata de que William goldman (“Maverick”), Jim Cameron (“True Lies”) o Lawrence Kasdan (“Wyatt Earp”) son una panda de bobos. Es sólo que muchas películas de éxito no han sido escritas por ingenieros espaciales. De todas formas, También añadiría que gente con más estudios que tú también ha fracasado en este negocio.

screenwriter

Editor: Jonás Axel

Fuente: ABC Guionistas, Wikihow, Showing Film Award, Como escribir tu guión, 35Mílmetros, El Guión, Como se escribe un guión, No Film School

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s