LA ERA DEL CINEMATÓGRAFO: LAS DIRECTORAS PIONERAS DEL SÉPTIMO ARTE (Primera parte)

00

Desgraciadamente a lo largo de la historia del cine muy pocas mujeres consiguen llegar a convertirse en directoras de cine y cuando lo hacen siempre están bajo el punto mira y hasta parece que su trabajo es juzgado con otros ojos. Pero lo cierto es que siempre ha habido mujeres trabajando en el séptimo arte desde su nacimiento, y por ello esta semana ampliamos nuestra investigación sobre las directoras pioneras en el cine que hace unos años hicimos para presentar un   especial de dos partes enfocado en conocer más a fondo a cada una de ellas. En esta primera parte nos enfocamos en las directoras de los primeros años del séptimo arte. Desde Alice Guy, directora de origen francés que rodaba películas en los tiempos de los hermanos Lumière; Lois Weber y sus películas de temática social o Mimí Derba, la primera cineasta mexicana. Todas ellas, mujeres fuertes, con las ideas claras y que supieron darle al cine una nueva visión.

 

Alice Guy-Blaché, la primera directora de cine (1873-1968)

01

Aunque es generalmente aceptado que fue la primera mujer cineasta y existe mucha controversia sobre si es la autora de la primera película narrativa de la historia, se le puede considerar la primera narradora visual del cine. Alice Guy nació en Paris. Era la hija menor de un famoso escritor, lo que la llevó a desarrollar su amor por las artes y la literatura. En 1885 empezó a trabajar como secretaria de León Gaumont, uno de los pioneros de la industria del cine, cuando su organización se dedicaba todavía a fabricar equipos de fotografía. El 22 de marzo de 1895, Louise Lumière invitó a Gaumont a una demostración privada de cómo funcionaba el nuevo invento que había construido, una cámara que hacía que las fotos fijas se convirtieran en movimiento: A Alice Guy, le fascinó el aparato y le dio que pensar. Se convirtió en la fundadora del cine como narración cultural cuando en 1896 combina imágenes en movimiento de los hermanos Lumiere y el arte teatral con una primera película titulada “La fée aux choux”. Además fue pionera en la inclusión de los efectos especiales, usando técnicas de mascara de doble exposición y filmando secuencias en retroceso. En la mayoría de estos filmes, utilizó trucos cinematográficos como la doble exposición del negativo, dándole la vuelta al negativo, etc. Estos trucos o técnicas han sido generalmente atribuidos a Méliès. Pero Alice Guy fue la primera persona que utilizó sobreimpresiones en “La Navidad de Pierrot”, y la proyección al revés en “Una casa demolida y reconstruida”. Llegó a competir con Hollywood, como productora y directora independiente y se adelantó a sus contemporáneos y a su tiempo. Fue la primera en usar grabaciones con un gramófono al mismo tiempo que las imágenes y la productora de una de las primeras películas a color, la primera en utilizar efectos especiales, usar la doble exposición del negativo, las técnicas de retoque, la cámara lenta y rápida, y el movimiento hacia atrás. Dirigió, produjo y supervisó más de 600 películas, que tocaban todos los géneros fílmicos, desde cuentos de hadas a parábolas religiosas, comedias románticas o películas policíacas. Fue la primera persona que dirigió una película en la que todos los protagonistas eran negros, en 1912, Un tonto y su dinero. Jugó un papel clave en la producción de las primeras películas sonoras, aspecto de su carrera casi siempre ignorada. Fue propietaria y directora de su propio estudio de cine. La historia sitúa a Melies como el primer director, no como el primer hombre director. El Historiador G. Sadoul tuvo que inventarse la subcategoría de «mujer directora» con la finalidad de reservar el título de «primer director» para un hombre. Sabemos hoy que el Estudio que Alice Guy fundó fue el primero en la historia del cine y que sólo entre Octubre de 1910 y Junio de 1914, Solax produjo 325 películas, en las que Alice tocó todos los géneros: historias de hadas, películas fantásticas, románticas, comedias, temas religiosos, mitológicos, películas que eran cuadros que cobraban vida, para todos los gustos del público. Según afirmaciones de Louise Heck Rabi, autora de “Women Filmmakers: A Critical Receptionella”,  ya se lo esperaba: Ella se anticipó y dijo que los créditos de la dirección y la producción de sus películas serían falsamente asignados a alguno de sus colaboradores. Ella sabía desde el principio que su nombre, intencionada o inintencionadamente sería omitido o ignorado o degradado en la historia del cine francés y americano.

Lois Weber, la primera directora de largometrajes (1881-1939)

02

Mientras que Alice Guy fue la primera mujer en dirigir una película cortometraje, la estadounidense Lois Weber fue la primera en dirigir un largometraje. Fue una actriz cinematográfica estadounidense, así como productora y directora, siendo la primera mujer en dirigir un largometraje en 1914. “El mercader de Venecia”, que llegaba después de haber estado trabajando como actriz para la productora Gaumont. Aunque sería al año siguiente con la película “Hypocrites” con la que llamaría la atención. Ella la dirigió, escribió, produjo e interpretaba a uno de sus personajes y fue donde comenzó a tratar temas sociales de una forma muy atrevida para la época. En sus siguientes películas, Lois Weber siguió sus propios instintos e ideales y rodó películas sobre el aborto y el control de la natalidad como “Where are my Children?” (1916), la pena de muerte en “The People vs. John Doe” (1916) o el alcoholismo en “Hop, the Devil’s Brew” (1916). Todas ellas fueron polémicas y por lo tanto, grandes éxitos de taquilla. En 1916 llegó a ser la directora mejor pagada de Universal Studios, y en 1917 formó su propia productora, Lois Weber Productions. Lois Weber era la única mujer con un puesto garantizado en la Motion Picture Directors Association. El director John Ford trabajó como ayudante de Weber antes de dirigir sus propias producciones. Uno de los filmes más exitosos de Weber en este período fue The Blot (1921), con Claire Windsor y Louis Calhern, uno de los cinco que Weber estreno con Paramount Pictures. En la década de 1920 su suerte empezó a cambiar – perdió su compañía, se divorció de Smalley en 1922, y tuvo una crisis nerviosa. Se casó con Harry Gantz en 1926, pero se divorciaron en 1935. Sus últimas películas mudas fueron Sensation Seekers y The Angel of Broadway (ambas de 1927). El último film de Weber fue White Heat (1934), que tuvo una pobre acogida. A partir de entonces únicamente encontraría trabajo como guionista supervisora para Universal. Lois Weber falleció arruinada en 1939 en Hollywood, California, a causa de una enfermedad gástrica. Tenía 58 años. No dejó descendencia. Por su contribución a la industria cinematográfica, Lois Weber tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 6518 de Hollywood Boulevard.

Elvira Notari, la primera directora de cine italiano (1875-1946)

03

La más temprana y prolífica directora de cine femenino de Italia que se inicia con “Arrivederci movimentari a colori” (1905-10) y se preocupaba por acercar la cultura al pueblo con una numerosa filmografía que abarca hasta 1930, cuando las dificultades con el cine sonoro le hacen retirarse de la dirección. Nació como Elvira Coda, quien fue de origen social modesto. Se casó con Nicolás Notari. Juntos fundaron Dora Film. Ha dirigido las películas, mientras trabajaba como camarógrafa. ‘Gennariello’ Su hijo trabajó como actor en muchas de las películas. Sus películas se basan a menudo en formas de drama Neopolitano, como el sceneggiata, y las rodó en las calles de Nápoles, con actores no profesionales. El toque de realismo de Notari se ha relacionado con el posterior movimiento neorrealista. Realizó más de sesenta largometrajes además de un centenar de documentales.

Mimí Derba, la primera cineasta mexicana (1888-1953)

04

Pionera del cine mexicano, en donde se convirtió en la primera mujer en dirigir una cinta. Fue co-directora, actriz, fundadora de una compañía cinematográfica, productora, guionista, cantante y escritora: Su nombre real era Herminia Pérez de León, pero lo cambió a Mimí Derba cuando debutó como cantante de teatro a los 17 años. Ella fue una de las pocas actrices de teatro que logró una transición exitosa al cine mudo. Además, logró establecerse como escritora, publicando ensayos cortos en varias revistas. En 1917, entusiasmada con la idea de hacer películas, Mimí Derba se dio a la tarea de fundar, junto al camarógrafo Enrique Rosas y con el apoyo económico de su amante de turno, el general Pablo González, la compañía Azteca Films, firma que produjo durante ese año, cinco largometrajes inspirados en los dramas italianos y escritos por Mimí Derba. Las cintas en cuestión fueron: En defensa propia, Alma de sacrificio, La soñadora, En la sombra y La tigresa. En esta última la Derba dirige y actúa, convirtiéndose en la primera mujer directora de la historia de México, además de ser guionista de dos de ellas. Pese al esfuerzo y ante el poco éxito alcanzado, Derba y Rosas deciden liquidar la compañía en 1919. Después de su efímero paso por el cine, Mimí continuó con su exitosa carrera teatral, medio del que se despidió en 1938 con una larga temporada en el palacio de Bellas Artes. En el lapso de su mayo éxito también escribió periódicamente para distintas publicaciones breves crónicas e historias, que reunió para publicar un libro en 1921 bajo el título de Realidades. A pesar de existen registros de que aceptó un papel en la película muda La linterna de Diógenes (La linterna mágica) (1924/1925), dirigida por Carlos Stahl, su reaparición oficial en cine la hace con la cinta pionera del cine sonoro mexicano: Santa de 1931, siguiendo a esta papeles de reparto en donde fue dirigida por grandes directores y actúo al lado de grandes figuras de la llamada época de oro del cine mexicano.

Lotte Reiniger, la primera directora de animación (1899-1981)

05

Fue una cineasta alemana (posteriormente nacionalizada británica), famosa por sus películas de animación con siluetas, especialmente “Las aventuras del príncipe Achmed” (1926). Le interesó el cine desde su adolescencia, especialmente las películas de Georges Méliès, por sus efectos especiales; y más tarde las del actor y director Paul Wegener, hoy recordado por sus dos versiones de Der Golem. En 1915, la joven asistió a una conferencia de Wegener y quedó entusiasmada ante las posibilidades del cine de animación. Consiguió convencer a sus padres para que le permitieran entrar en el grupo de teatro de Max Reinhardt, al que pertenecía Wegener (1916-17). En un intento de llamar la atención de su héroe, distante y muy ocupado, se dedicó a confeccionar las siluetas de los otros actores del grupo en sus respectivos papeles. Logró el efecto deseado, y pronto empezó a trabajar con Wegener, realizando siluetas para los rótulos intercalados de las películas: Rübezahls Hochzeit (“La boda del gigante Ruebezahl”, 1916) y Der Rattenfänger von Hameln (“El flautista de Hamelín”, 1918); así como los decorados y accesorios de la película Die schone prinzessin von China (“La bella princesa de China”, 1916). Gracias al éxito de su trabajo y a la recomendación de Wegener, consiguió ser admitida en el Institut für Kulturforschung (Instituto de Investigaciones Culturales), un estudio berlinés dedicado a las películas de animación experimentales. Allí realizó su primera película de siluetas, Das Ornament des verliebten Herzens (“El ornamento del corazón enamorado”, 1919). En dicho estudio conoció también a Carl Koch, con quien se casaría en 1921, y que colaboraría con ella en casi todas sus películas. En los años siguientes realizó seis cortometrajes, todos ellos con producción y fotografía de su marido. Al mismo tiempo, trabajó en anuncios publicitarios (la agencia de publicidad Pinschewer contrató a varios animadores abstractos durante la República de Weimar) y en los efectos especiales de varios largometrajes de imagen real (en particular, diseñó la silueta de un halcón para una secuencia onírica de la primera parte de Die Nibelungen, de Fritz Lang). Durante esta época, Reiniger se convirtió en el centro de un amplio grupo de ambiciosos animadores alemanes. Cultivó, hasta alcanzar la más absoluta perfección, un arte singular: el de las siluetas recortadas y luego animadas gracias a los trucos cinematográficos. Con unas tijeras y papel negro era capaz de crear universos hechizados, criaturas maravillosas, mágicas alfombras voladoras, hacer aparecer demonios malévolos o crecer palacios voladores desde la nada. Fue cineasta y musa de la vanguardia alemana de los años 1920. En ella se encuentran los orígenes del mundo del cine animado, del que se enamoró en su adolescencia: Dedicó tres años de su vida a crear el largometraje animado “Las aventuras del príncipe Achmed”, el primer largometraje de animación que se conserva, estrenado en 1926.

Germaine Dulac, la pionera de la vanguardia francesa (1882-1942)

06

Crítica y directora cinematográfica francesa que llegó a ser, junto con Louis Delluc, una de las figuras clave de la vanguardia francesa de los años veinte, fundamentalmente en la denominada Escuela Impresionista. Militante feminista desde su juventud y periodista de gran rigor y crítica, Germaine Dulac se adentró en el mundo del cine en un momento de gran inquietud creativa, aunque sus primeros trabajos a partir de “Soeurs enemies” (1915) no demostraron nada especial. Fue a partir de “La fête espagnole” (1920) cuando su nombre comenzó a sonar con gran intensidad en el ámbito cinematográfico francés. Se interesó por la búsqueda de nuevas formas de expresión artística, formando parte de la vanguardia del surrealismo y del cine abstracto con algunas de sus películas y sus escritos sobre la teoría del cine, que levantaron mucha polémica. Buena parte de su obra surgió de la autofinanciación, dado que los planteamientos y temas que elegía no resultaban atractivos para los productores de la época. Era una etapa de teorización, de análisis y reflexión sobre el lenguaje y su aplicación creativa a la imagen en movimiento, en la que buscó, junto con otros coetáneos, situar al cine en un contexto artístico de relieve y cimentar a la vez su propia especificidad. Sus técnicas cinematográficas preferidas eran la utilización del efecto “flou” y la sobreimpresión, que quedan patentes en uno de sus títulos más subjetivos: La souriante Madame Beudet (1923). Sus películas fueron el campo de una constante experimentación; Dulac las utilizó como una vía de escape para sus propias inquietudes. No importa en ellas tanto el contenido como los retratos psicológicos que plasman.

Adriana Elhers (1894-1972) y Dolores Elhers, las documentalistas del cine mexicano (1903-1983)

07

Fueron operadoras de cámara, directoras, documentalistas, vendedoras de equipo, cabezas de departamentos gubernamentales, trabajadoras de laboratorio, fotógrafas y productoras: Las hermanas Adriana y Dolores Ehlers trabajaron juntas toda su vida y fueron pioneras en todas las áreas de la realización cinematográfica. Filmaron documentales, trabajaron en laboratorios de postproducción, vendieron aparatos de proyección y participaron en la política que rodeaba el cine durante la Revolución Mexicana, específicamente durante la época de Venustiano Carranza. Originarias de Veracruz son un caso bastante sui generis por su aportación a la cinematografía nacional. Se formaron en el oficio gracias al apoyo financiero del presidente Venustiano Carranza, filmaron documentales, procesaron películas, vendieron aparatos de proyección y trabajaron para la primera oficina de censura que hubo en México. Entre 1922 y 1929, realizaron el noticiero semanal Revista Elhers, que mostraba los acontecimientos del momento – catástrofes, desfiles, manifestaciones – y que ellas vendían directamente a los exhibidores. Debido a sus responsabilidades para evitar la exportación de material fílmico que denigrara al país, pues encabezan el Departamento de Censura se avienen varios enemigos y son acusadas de la aprehensión de varios exhibidores el domingo 4 de mayo de 1920, al estar reunidos para analizar la situación imperante en la industria. Su Revista Elhers inicia en 1922, pero deben suspenderla al iniciar el cine sonoro por carecer del equipo necesario. En 1929 concluyen su carrera cinematográfica y se trasladan a Guadalajara donde establecen la Casa Elhers, distribuidora de los productos Nicholas Power Co.

Editor: Jonás Axel

Fuente: 35 milímetros, Uhu, Biografías y vidas, Blog de cine, FICM, Cine Silente Mexicano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s