LA ERA DEL CINEMATÓGRAFO: LOS PRIMEROS AÑOS DEL CINE DOCUMENTAL

Tradicionalmente, el film “Nanook, el esquimal” (1922), es considerado el primer documental de la historia, sin embargo existen varias producciones anteriores que pueden disputarse este honorífico título. Si entendemos los documentales de forma estricta como una película no de ficción destinada a documentar algún aspecto de la realidad entonces podemos concluir que el cine documental existe a la par del nacimiento del cine. De hecho, hasta 1907 el número de documentales sobrepasaba al de las películas de ficción, sin embargo a partir de entonces la situación cambió. A continuación, los invitamos a que conocer un poco más a fondo una parte de lo que fueron los primeros años de cine documental, y como siempre los invitamos a que sigan los hipervínculos (textos subrayados) para descubrir todavía más información acerca de este tema.

LA APUESTA DEL CABALLO O EL NACIMIENTO DEL CINE COMO MÁQUINA DE REGISTRO DE LA REALIDAD (1872-1888)

01

El ojo humano no logra verlo, pero durante un instante un caballo a galope no apoya ningún casco en el suelo. La polémica que enfrentaba a los aficionados a los caballos de California en 1872 obtuvo respuesta gracias al experimento desarrollado por el fotógrafo e investigador británico Eadweard Muybridge. Leland Stanford, ex gobernador de California y presidente de la Central Pacific Railway, encargó a Muybridge que fotografiara a su caballo de carreras Occident en movimiento para contemplar las diferentes fases del galope. Así demostraría su teoría de que durante unos segundos un caballo «volaba», frente a la idea de James Keene, el presidente de la Bolsa de Valores de San Francisco, que encabezaba otro grupo que defendía lo contrario. La tarea no era nada sencilla debido a las complicaciones técnicas de la época, pero Muybridge supo resolver con 24 cámaras conectadas a un cronómetro que disparaba fotos mediante un impulso eléctrico, e inventando un obturador mecánico, lo que le permitió disparar la cámara a la velocidad deseada y captar perfectamente el movimiento del animal al momento de galopar. El experimento de «El caballo en movimiento» impulsó a Stanford a encargar a Muybridge un estudio fotográfico completo del movimiento de un caballo, por lo que éste reanudó sus investigaciones en 1878. El resultado fue una serie de fotografías que mostraban la silueta de la yegua de carreras Sally Gardner con las patas en posiciones impensables hasta el momento. Tras esto llegaría el el zoopraxiscopio con el que bautizó al aparato que utilizaba apara proyectar las imágenes sobre una pantalla utilizando un disco de cristal. Las imágenes se pintaron como siluetas en el cristal en el primer proyector, pero después perfeccionaría el sistema con dibujos impresos en los discos fotográficamente y coloreados a mano. Era el origen del cinematógrafo. En 1888, Muybridge mostró sus fotografías de caballos a Thomas Edison y a William K. L. Dickson y les sugirió combinar el zoopraxiscopio con su fonógrafo para mostrar imágenes sonoras. La idea no llegó a realizarse, pero Edison sí utilizó la serie de fotografías de caballos en el kinetoscopio, la primera máquina de cine.

LOS DOCUMENTALES CIENTÍFICOS (1890)

02

Tomando como punto de partida que el cine documental es una película de no ficción destinada a ser una representación de la realidad. Podemos concluir que parte de los primeros documentales de la historia fueron los realizados por los científicos provenientes de la escuela Muybridge (investigadores que colaboraron con el fotógrafo para varios experimentos de foto secuencias sobre la imagen en movimiento), quienes experimentaron con la foto secuencia para estudiar las diversas formas del movimiento en animales y humanos. El profesor y neurólogo Gheorghe Marinescu, también realizó varias películas de ciencia sobre el estudio de las enfermedades nerviosas, en su clínica de neurología de Bucarest entre 1898 y 1901. Marinescu reunió todos los cortometrajes bajo el nombre “estudios con la ayuda del cinematógrafo” y publicó sus resultados en la revista “La Semaine Médicale” de París. Todas las grabaciones se han conservado, y años después, en 1924, Auguste Lumiere reconocía el gran mérito de las películas de Marinescu.

LA POSIBLE PRIMER PELÍCULA DOCUMENTAL (1894)

03

Ahora bien, si consideramos al documental como un medio narrativo que hace una representación de la realidad social, se podría considerar al filme “Fred Ott’s Sneeze” (El estornudo de Fred Ott) como la primera película documental de la historia. Esta obra, es una breve grabación de 1894 en blanco y negro realizada con el quinetoscopio de Edison (precursor del moderno proyector cinematográfico). Durante sus cinco segundos de duración, Fred Ott, ayudante de Thomas Edison, toma una pizca de tabaco y estornuda. Fue también la primera película en tener Copyright en los Estados Unidos, aunque actualmente se encuentra en Dominio Público, conservándose una copia en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por su valor histórico.

LA VISTAS O LAS ACTUALIDADES (1895)

04

En los siguientes años a finales del siglo XIX y a principio del siglo XX, se grabaron numerosas películas similares que mostraban algún evento y eran capturadas en una cámara. Estas películas fueron llamadas actualidades o vistas. Las actualidades filmadas han sido definidas como una secuencia que recoge “escenas intrascendentes, que no tienen interés por […] lo que muestran, sino por su existencia como meros registros de la realidad”. Son propias de la primera etapa del cinematógrafo, cuando se denominaban “vistas” o “temas actuales”, y el mejor ejemplo lo constituyen los cortos de los hermanos Lumiére, la factoría Edison y el realizador británico Robert W. Paul. Para ser más específicos sobre estos filmes, los mejores ejemplos las grabaciones realizadas por los Hermanos Lumière como la “Salida de los obreros de la fábrica” (1895), que se convirtió en la primera película proyectada ante el público de forma comercial. Las actualidades filmadas nos permiten apreciar los primeros ensayos del cine desde el punto de vista temático y narrativo, tanto en el campo de la ficción como en el documental. En este caso, deben considerarse propiamente como documentales, pese a su aparente simplicidad, ya que son una “representación de la realidad”; la filmación de un determinado evento en lugar de otro implica una elección (aunque sea por motivos puramente comerciales) y, en muchas ocasiones, estos acontecimientos eran preparados o recreados para ser captados por la cámara.

LAS NOTICIAS FILMADAS (1896)

05

Otro tipo de películas que comenzaron a popularizarse en los primeros años del cinematógrafo fueron los denominados noticieros, un conjunto de filmaciones de corta duración que recogían acontecimientos o sucesos completos. Desde una carrera de caballos en el hipódromo, hasta el hundimiento del acorazado Maine en 1898. Estas noticias filmadas solían estar compuestas de un plano único (sin montaje) o de un conjunto de planos, pero siempre centrados en el mismo tema, y su importancia depende del valor histórico-documental de la noticia en cuestión. Generalmente no se presentaban al público de forma aislada, sino agrupadas junto a otras noticias o, más tarde, en el seno de los “noticiarios” y “revistas cinematográficas”. Como ejemplo de este tipo de cine estaban los filmes “The Derby” (1896) y “Wreck of the Batteleshio Maine” (1898).

LAS NOTICIAS RECONSTRUIDAS (1898)

06

Entre las noticias filmadas había que distinguir otro tipo que se denominaron “noticias reconstruidas”. Éstas eran en realidad recreaciones de sucesos que tenían cierto interés para el público. Entre las reconstrucciones había escenas de fusilamientos, de batallas o incluso de actos relacionados con la realeza. Los distintos conflictos bélicos que se desencadenaron durante la etapa inmediatamente posterior al nacimiento del cinematógrafo nos ofrecen un amplio conjunto de muestras de este tipo de cine, como la guerra hispano-norteamericana de 1898, donde destacan “El hundimiento de la escuadra del almirante Cervera”, filmada por Edward H. Arnet en la piscina del jardín de su casa, o las recreaciones rodadas por la Compañía Edison en New Jersey con la colaboración de la Guardia Nacional en el año 1899. Uno de los ejemplos más importantes de este periodo es “La coronación de Eduardo VII”, un filme que el cineasta francés, Georges Meliès, recibió como encargo de reconstruir la escena de la coronación, que sería insertada entre imágenes reales de la comitiva real rodadas en exteriores, para facilitar su inmediata distribución. Meliès filmó la secuencia unos días antes de que se desarrollase en realidad la ceremonia con un amplio grupo de actores y figurantes y gran lujo de detalles, aunque acortando considerablemente la duración del evento.

LAS “ACTUALIDADES” DE MITCHELL & KEYON (1900)

07

A comienzos del siglo XX la compañía Mitchell & Kenyon (Blackburn, 1897), fundada por los camarógrafos Sagar Mitchell y James Kenyon, realizó por encargo de distintas empresas de exhibición un conjunto de cortometrajes de actualidades publicitados como “películas locales para un público local”. Entre 1900 y 1913 recorrieron el norte de Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales filmando una amplia serie de cortos documentales que retrataban la vida cotidiana de personas de todas las clases sociales de la época eduardiana: sus actividades laborales, el ocio y los espectáculos deportivos, las conmemoraciones religiosas, etc. Estas películas permanecieron olvidadas durante décadas, hasta que en 1994 fueron descubiertas en el sótano de una tienda de fotografía en Blackburn, Lancashire. Seis años más tarde, las 826 bobinas de película de nitrato fueron donadas al British Film Institute que procedió a su restauración, en colaboración con la BBC. Con este material se realizó en primer lugar una recopilación para una serie de televisión en 3 capítulos emitida por BBC Two: The Lost World of Mitchell & Kenyon (2004), luego editada en dvd por el BFI. Posteriormente el BFI ha editado tres nuevas compilaciones: Electric Edwardians (2005), que contiene 35 cortometrajes rodados entre 1900 y 1906 en el norte de Inglaterra; Mitchell & Kenyon in Ireland (2007), con 26 cortometrajes rodados en Irlanda entre 1901 y 1902; y Edwardian Sports (2007), recopilación de cortometrajes sobre temas deportivos rodados entre 1901 y 1907.

EL PRIMER DOCUMENTAL DE FICCIÓN ETNOGRÁFICO (1914)

08

En 1914 se produjo “In the Land of the Head Hunters” (En la tierra de los cazadores de cabezas), una película documental muda sobre la tribu Kwakwaka’wakw, pueblo de nativos americanos de la región Queen Charlotte, en la Columbia Británica (Canadá). Dirigida por Edward S. Curtis y con un elenco de protagonistas compuesto totalmente por nativos, la película fue muy bien acogida por la crítica pero un gran fracaso comercial. Aunque Curtis no presentó la película como un documental, a menudo se la ha considerado como tal, a pesar de que no representa de forma precisa muchos aspectos de la cultura Kwakwaka’wakw como las danzas ceremoniales, o las obras de arte. En 1919, el fotógrafo y aventurero Frank Hurley, recopiló todas las fotografías que había realizado en los años anteriores, acompañando como fotógrafo oficial a Ernest Shackleton en la conocida como expedición Endurance (Expedición Imperial Transantártica), para realizar el documental “South”, donde mostraba la imágenes del fallido intento de Shackleton de cruzar la Antártida con su barco entre 1914 y 1916. Dos años después, en 1921, Hurley realizó también la película documental “Pearls and Savages”, sobre las tribus de Papua New Guinea.

EL PRIMER DOCUMENTAL BIOGRÁFICO (1915)

09

Eminescu-Veronica-Creangă“, se le puede considerar el primer documental biográfico de la historia, tratando la relación entre los escritores Mihai Eminescu, Verónica Micle e Ion Creangă. El documental original contenía más de 1.500 metros de película, sin embargo únicamente se han conservado un par de copias con 20 minutos de metraje. El filme fue producido en 1914 y presentado en 1915 en Bucarest.

EL PRIMER DOCUMENTAL ANIMADO (1918)

10

Algunas fuentes que el primer documental animado de la historia de la animación es “Sinking of the Lusitania“. Este cortometraje animado fue creado por Winsor McCay en 1918, con una duración de 12 minutos explica el hundimiento del Lusitana tras el primer año de la primera Guerra Mundial. El Lusitania era un transatlántico inglés que fue atacado por un submarino alemán en mar irlandés cuando transportaba pasajeros, varios de ellos miembros encumbrados de la sociedad estadounidense. Se trata entonces de un ejemplo de propaganda política anti-alemán durante la primera guerra mundial que explica que el barco fue alcanzado por dos torpedos alemanes e incluye el resumen de lo sucedido así como una lista de bajas y personas asesinadas. Para lograr esta animación, McCay, Ilustró con 25, 000 cuadros en un estilo muy realista, en el que debió poner documentación e imaginación para relatar un hecho en el que no había imágenes fotográficas. El estilo que presenta la animación de McCay en esta obra puede vincularse con el discurso de los noticiarios, quizás con el objetivo de acentuar su intención de veracidad. Esta estrategia se combina con el uso de fotografías (con epígrafes informativos) en la secuencia final, para indicar las personalidades destacadas que se encontraban a bordo y fallecieron a causa del siniestro. A pesar de su voluntad de documentar el hecho, algunas imágenes tienden a distorsionar la intención de veracidad de la representación, como por ejemplo, el dibujo reiterado del humo de las chimeneas del barco y la presencia de unos simpáticos pececillos que huyen asustados a la vista del torpedo.

NOTICIARIOS Y REVISTAS CINEMATOGRÁFICAS (1920)

11

Los noticiarios son “un conjunto de noticias filmadas montadas según un formato convencional y distribuidas en series de periodicidad fija en base a una duración estándar”. Tuvieron su etapa de esplendor entre los años 20 y la década de 1950, cuando la llegada de la televisión y los noticiarios televisivos los abocaron a una crisis irreversible, y formaban parte de los programas habituales de las salas de exhibición. Su periodicidad era muy elevada: una o dos veces por semanas, a lo sumo, de forma quincenal. En cuanto a los contenidos, destaca la preponderancia de noticias de carácter frívolo o intrascendente (notas de sociedad, funerales, desfiles militares, concursos de belleza, reportajes turísticos o folklóricos, deportes, catástrofes naturales…) frente a las noticias realmente vinculadas con la realidad política, social o económica (excepto los noticiarios de guerra). Finalmente, hay que destacar el hecho de que, durante largo tiempo, fueron la principal fuente de información para buena parte del público (hasta la llegada de la televisión), por lo que todos los países con un cierto grado de desarrollo socioeconómico contaron con uno o varios noticiarios estables, y que, precisamente por esta razón, fueron objeto de un severo control informativo en los estados totalitarios, que asumieron el monopolio de dichos noticiarios. La revistas cinematográficas desarrollan un número menor de temas, llegando incluso a plantear números monográficos, y tienen una periodicidad menor, generalmente quincenal o mensual. También surgieron noticieros, que estaban constituídos por un conjunto de noticias filmadas montadas, y con una duración y periodicidad estándar. Los noticieros tuvieron su máximo apogeo entre los años 20 y 50. Los contenidos eran variados, desfiles militares, concursos de belleza, deportes, catástrofes… Algunos ejemplos fueron Pathé-journal (1908)  y Gaumont-Actualités(1910) en Francia, Pathe News (1910-1956), Paramount News (1927-1957) y Universal Newsreel (1927-1967) en Estados Unidos, Pathe’s Animated Gazette (1910) y Topical Budget (1917) en Gran Bretaña, Kino-Nedelia (1918-19) en la URSS, UFA Wochenschau (1925-30) y UFA-Tonwoche (1930-1940) en Alemania, Cinegiornale LUCE (1927-1945) en Italia, Revista Español – Revista Studio (1915-1920), España al día (1936-38), Noticiario Cinematográfico No-Do (1942). También surgió otro tipo de acercamiento a las noticias, “las noticias patrocinadas”. Estas filmaciones eran costeadas por empresas con el fin de dar a conocer sus productos.

LA LLEGADA DE “NANOOK, EL ESQUIMAL” (1922)

12

Nanook of the North (titulada Nanuk, el esquimal en español) es un largometraje cinematográfico de 1922 de género documental dirigido por Robert Flaherty. Está considerado como el primer documental de la historia. Muchos expertos lo rechazaban como tal porque Nanuk, el esquimal no presenta una de las características consideradas fundamentales en este género: la neutralidad. No obstante, contemporáneas discusiones en la materia parecen haber llegado al consenso sobre la incoherencia de este argumento. Carente de neutralidad, no es cierto que Nanuk el esquimal sea un documental veraz y respete la realidad, ya que esto es imposible. La principal aportación de Flaherty se ubica en el campo de la creatividad (el éxito de Flaherty radica en añadir elementos de ficción que atraigan el interés del público, asumiendo implícitamente su renuncia a la realidad inasible). Para filmarlo, Robert Flaherty pasó prácticamente dos años y medio conviviendo con un cazador y pescador que encarna al personaje de Nanuk (su verdadero nombre era Allakariallak), y con su familia. Antes ya había vivido en la zona (haciendo prospecciones geológicas en los yacimientos mineros de la bahía de Hudson para la Fundación Mackenzie), e incluso había filmado, animado por el propio Mackenzie, más de 10 000 metros de película (que se destruyeron en un incendio). El accidente, no obstante, no le contrarió mucho, ya que no estaba del todo satisfecho con el trabajo realizado. En el documental, Flaherty no muestra la vida de los esquimales tal y como la veía, sino que intentó mostrar como imaginaba su modus vivendi antes de ser invadidos por la cultura occidental (Flaherty no era antropólogo). Según él, sus intenciones “eran mostrar el antiguo carácter majestuoso de estas personas mientras ello aún fuera posible, antes de que el hombre blanco destruyera no sólo su cultura, sino también el pueblo mismo”. Tras varios intentos fallidos de conseguir distribución comercial, Nanuk el esquimal se estrenó finalmente en el Capitol Theater, de Nueva York, y sólo como complemento de una película cómica de Harold Lloyd, El mimado de la abuelita (Grand ma’s Boy, 1922). Sin embargo, el éxito de la película en Europa, gracias a la empresa Pathé, hizo que fuese más apreciada en Estados Unidos, y la Paramount le ofreció a Flaherty los medios necesarios para rodar una historia parecida en el lugar que prefiriese. Ello le permitió pasar dos años en las islas Samoa, en los mares del Sur, y rodar Moana (1925) en compañía de su esposa, Frances Hubbard, su principal colaboradora.

EL REALISMO POÉTICO (1923)

13

A comienzos de los años 20 Robert J. Flaherty con “Nanuk, el esquimal” (1922), obtiene un gran éxito con un documento antropológico donde el retrato realista de una vida cotidiana llena de suspense y emoción se combina con un impecable esfuerzo estético. Su épica narración de la lucha del hombre contra la adversidad de la naturaleza abrió el camino a una amplia serie de documentales ambientados en parajes exóticos y centrados en la vida de buenos salvajes, entre los que destacan “La Croisière noire” (1925) de Léon Poirier, “Grass” (1926) de Meriam C. Cooper y Ernest Schoedsack, que sigue las migraciones de las tribus bakhtiari en busca de pastos frescos para su ganado, o “Simba” (1928) de Martin y Osa Johnson. La excelente acogida comercial de este formato documental influiría incluso en el cine de ficción, con obras como “Tabú” (Tabu: A Story of the South Seas, 1925) de F.W. Murnau y Robert J. Flaherty y “King Kong” (1933), de Meriam C. Cooper y Ernest Schoedsack.

Fuente: Documentalium.blogspot.mx, Metamentaldoc, Cine Político, Art Ium, El Ángel Exterminador, Documental y animación: realidad des-dibujada?, Animación Stop Motion.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hola, como en todo proyecto cinematográfico se imponen ideas y no llegan a completarse, es realmente posible que existieron proyecciones con narrativa documental, sinembargo considero #Nanook sigue siendo la primera película documental, pues fue realizada con una idea de inicio, y tiene un seguimiento tanto en investigación como en realización. Todos los que hacemos cine documental tenemos varios proyectos que no se han completado, y para mí una película debe tener inicio, clímax y Final.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s